Grupo de Regulares de Ceuta nº 54
Comparte la Web

Web de los Amigos del Grupo de Regulares de Ceuta
Si quiere visitar la web de los Amigos Regulares de Melilla, CLIC AQUÍ
Grupo de REGULARES CEUTA Nº 54

Escudo Laureado - RegularesGrupo de Regulares de Ceuta Nº 54

 
  

Regulares (Fuente Wikipedia)

Regulares
Regulares-et.svg
Escudo de los Grupos de Regulares
Activa 1911 – presente
País Bandera de España España
Rama Escudo del Ejército de Tierra.svg Ejército de Tierra Español
Tipo Fuerza de vanguardia
Acuartelamiento Ceuta, Melilla, Peñón de Vélez de la Gomera, Alhucemas e islas Chafarinas.
Comandantes
Comandantes de
renombre
Dámaso Berenguer, Millán Astray, Ayuso, Varela...
Cultura e historia
Lema «Es imposible seguir al soldado Regular»
Aniversarios 30 de junio

El cuerpo de Regulares pertenece a las fuerzas militares españolas creadas en 1911, en África y con personal indígena, cuya organización fue: un Tabor(o batallón) de Infantería de cuatro compañías más un escuadrón de caballería, que se ampliaron al año siguiente a dos Tabores de Infantería más un Tabor de Caballería.

Contenido

Historia

La creación de Regulares se debió en gran parte a la protesta de la población civil en la península, secundada por la prensa, por la participación de soldados españoles en la Zona del Protectorado. Los antecedentes como unidad con tropas indígenas se encuentran en la formación de la Compañía de Moros Mogataces de Orán y en otras unidades, como la Milicia Voluntaria de Ceuta y la de Tiradores del Rif. La misión de estas fuerzas fue la de vanguardia y combate en todo tipo de terreno y operaciones, lo que ha llegado a incluir emboscadas, desembarcos y lucha en alta montaña a través del tiempo. Se exigía a sus mandos tener muy buenos conocimientos sobre la manera de llevar la guerra por parte del enemigo del Rif y del foco rebelde de la región de Yebala (donde se encuentra Tetuán).

Al poco tiempo de su creación tomaron el nombre de Fuerzas Regulares Indígenas de Melilla, cuyo jefe fue el teniente coronel de caballería Dámaso Berenguer Fusté. Los Regulares se convirtieron muy pronto en un cuerpo de élite del Ejército Español.

Evolución

En 1914 se ampliaron las fuerzas de Regulares con la creación de cuatro grupos. Cada uno de estos cuatro grupos estaba formado por dos Tabores de Infantería de tres compañías más un Tabor de caballería de tres escuadrones. Combatieron siempre en la extrema vanguardia. En 1921 y tras el Desastre de Annual fue creada otra unidad llamada Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas de Alhucemas n.º 5. Formaron parte de la punta de lanza desde los comienzos, durante la denominada «Campaña del Desquite» y en el Desembarco de Alhucemas en 1925, entre otras operaciones durante la Guerra de Marruecos.

Destacaron asimismo en las operaciones siguientes a la Revolución de octubre de 1934, en los principales frentes durante la Guerra Civil y en puntuales operaciones contra el maquis en la postguerra. Posteriormente, algunos de sus miembros participaron en la División Azul durante la Segunda Guerra Mundial y en el Tabor de Maniobra destacado en Ifni en 1959.

En 1956 (al fin del protectorado) existían los siguientes grupos:

  • Tetuán n.º 1
  • Melilla n.º 2
  • Ceuta n.º 3
  • Larache n.º 4
  • Alhucemas n.º 5
  • Arcila n.º 6
  • Llano Amarillo n.º 7 (en Melilla)
  • Rif n.º 8
  • dos grupos de caballería: Tetuán y Melilla

En total reunían (aparte de los españoles) a 127 oficiales y 12.445 hombres de tropa marroquíes.

Honores

Otorgados sobre todo por su participación en la «Pacificación» de Marruecos y por su intervención en España (principalmente en la Guerra Civil de 1936–1939). Hoy en día es la unidad más condecorada del Ejército Español. De entre algunas de sus muchas Laureadas y medallas obtenidas se encuentran:

  • Laureada de San Fernando al teniente Samaniego del Tabor de Caballería que en 1912 murió en los combates y ocupación del Aduar de Haddu al-lal Kadur. Es el primer militar de Regulares que obtiene esta condecoración.
  • Laureada de San Fernando al teniente Salustiano Sáenz de Tejada y Olózaga concedida por sus méritos y muerte en el combate del 31 de marzo de 1924 al llevar un convoy a la posición de Issen Lassen.
  • Medalla Militar Colectiva al Grupo de Larache n.º 4, por la acción de Muires y Haman en 1920.
  • Medalla Militar Colectiva al Grupo de Ceuta n.º 3, por los combates del Barranco del Lobo y Casabona en 1921.
  • Medalla Militar Colectiva al Grupo de Fuerzas Regulares de Infantería de Melilla n.º 2, por las acciones de Tizzi Assa y Tifaruin, en 1923.
  • Medalla Militar Colectiva al Grupo de Tetuán n.º 1, por los combates de Peñas de Cayat.
  • Medalla Militar Colectiva al Grupo de Regulares Indígenas Alhucemas n.º 5, por los combates en la Ciudad Universitaria (Parque del Oeste) noviembre de 1936.
  • " Laureada de San Fernando Colectiva" al II Tabor del Grupo de Regulares Indígenas Alhucemas n.º 5, Ciudad Universitaria (Parque del Oeste), noviembre de 1936.

Medalla Militar Colectiva al Quinto Tabor del Grupo de Regulares Indígenas de Melilla n.º 2, por los combates en la Batalla del Ebro 25 de julio de 1938.

Emblema

En mayo de 1913, la situación en la región montañosa de Yebala llegó a ser muy peligrosa, con incidentes por toda la zona occidental del Protectorado. Los Regulares llegaron desde Melilla en auxilio de las tropas combatientes. Después de ayudar y socorrer a la columna que dirigía el general Primo de Rivera, siguieron otras acciones heroicas, entre las que destacó la conocida como «Las Bayonetas de Laucien», en la que los Regulares acudieron a salvar a los Cazadores, consiguiendo un buen número de bajas del enemigo en su acometida con los cuchillos de las bayonetas en las lomas de Laucien, que era una posición militar española. Después de esta hazaña, el cuchillo bayoneta se incorporó en el emblema del cuerpo de Regulares, junto con el de la media luna creciente, que era símbolo del contingente indígena.

Reorganización

Regulares durante el Desfile de las Fuerzas Armadas en Madrid en 2008.

Tras la retirada del Protectorado, gran parte de los Grupos de Fuerzas Regulares Indígenas se disolvieron, quedando los G. F. R. de Infantería Tetuán n.º 1 y Ceuta n.º 3 de guarnición en Ceuta, y Melilla n.º 2 y Alhucemas n.º 5 en Melilla, pasando en poco tiempo a estar fundamentalmente formados por españoles de origen europeo y magrebí, de las ciudades de Ceuta, Melilla y otros lugares de España. Durante la Marcha Verde en el Sahara, los Regulares fueron desplegados en la frontera de las plazas de soberanía con Marruecos y en los últimos años han participado en las unidades formadas, para acabar con las crisis posteriores acaecidas también, en las fronteras de Ceuta y Melilla con Marruecos, derivadas de los asaltos a sus vallas fronterizas y en la misma frontera, durante la Crisis de la Isla de Perejil. Asimismo han formado parte de agrupaciones en Bosnia-Herzegovina y Kosovojunto a otras unidades de élite, mientras que algunos de sus miembros han estado presentes igualmente, en despliegues como el que ha realizado el Ejército en Afganistán.

El Grupo de Fuerzas Regulares de Infantería de Melilla n.º 2 ha pasado a llamarse desde 1996 Regimiento de Infantería Ligera Regulares de Melilla n.º 52, como heredero de Grupos de Regulares y del Regimiento de Infantería Melilla 52, llamándose posteriormente Grupo de Regulares de Melilla n.º 52. Esta unidad nutre los destacamentos del Peñón de Vélez de la Gomera, de Alhucemas y de las islas Chafarinas.

El Grupo de Fuerzas Regulares de Infantería de Tetuán n.º 1 tomó la denominación de Regimiento de Infantería Ligera Regulares de Ceuta n.º 54, como heredero de Grupos de Regulares y del Regimiento de Infantería Ceuta 54 (en origen Tercio Fijo), llamándose posteriormente Grupo de Regulares de Ceuta n.º 54.

Bibliografía consultada

  • HOBBES, Nicholas. Militaria. Editorial Destino, Barcelona 2005. ISBN 84-233-3743-X
  • ALBERT SALUEÑA, Jesús. «Repliegue del ejército... marroquí». En Anales de Historia Contemporánea n.º 23 (2007).

Véase también

Enlaces externos 

  • Página de los Amigos del Grupo de Regulares de Ceuta
  • Página de los Amigos del Grupo de Regulares de Melilla
  • Página personal de recuerdos del Grupo de Regulares Indígenas de Caballería Tetuán nº 1, en Larache (Marruecos), con emblema del Grupo, uniforme, fotografías de maniobras e himno de Regulares
  • Página de historia de las Fuerzas Regulares Indígenas

  • LAS FUERZAS REGULARES INDÍGENAS

    ELOGIO Y GLOSA DEL GRUPO DE
    REGULARES DE “TETUÁN” nº1

    Por Francisco Ángel CAÑETE PÁEZ
    Comandante de Infantería
    Economista y Profesor Mercantil

    INTRODUCCIÓN

    En las primeras horas de la mañana del día 1º de febrero de 1966, un joven Oficial de Infantería hacía su presentación en el Grupo de Fuerzas Regulares de “TETUÁN” Nº 1, de guarnición en la españolísima ciudad de Ceuta (Hoy, Ciudad Autónoma). El Oficial de mi historia, al que se le notaba el orgullo y la emoción de haber sido destinado a una Unidad tan prestigiosa, iba estrenando un flamante uniforme de color beige claro (color “garbanzo” en la terminología castrense) y adornaba las bocamangas de su guerrera con dos estrellas doradas de seis puntas sobre fondo azul, color heráldico del Grupo de Tetuán, y en el cuello los distintivos o emblemas de las Fuerzas Regulares “Sobre una media luna plateada, dos fusiles en aspa armados de bayoneta, con las abrazaderas y portafusiles hacia arriba” . En el centro de la media luna y en bajo relieve un número 1, que indicaba el orden de precedencia del Grupo de Tetuán entre los que integraban las abnegadas y heroicas Fuerzas de Regulares. El Oficial que tan marcialmente se presentaba, fue destinado a la 10ª Compañía del 2º Tabor, donde al día siguiente fue dado a conocer con las formalidades de Ordenanza por el capitán Jefe de la misma, D. Fernando Fernández de Lis. Mandaba el Grupo de “Tetuán” en esa fecha el Ilustrísimo Sr. coronel de infantería D. Pedro Martínez Gómez, africanista prestigioso y modelo de militar y caballero; guardo de él el más grato de los recuerdos. Pues está claro, que envuelto en las brumas de la nostalgia, el Oficial que se presentaba en esa mañana ceutí de primeros de febrero de 1966, no es otro que el hoy autor de las presentes líneas. Y al intento de glosar, siquiera sea en su forma mas sucinta, la historia de estas gloriosas y legendarias Fuerzas de Regulares Indígenas, donde me formé como Oficial, y como modesto homenaje a las mismas, representadas en el primero y mas antiguos de sus Grupos, van dedicadas las presentes líneas.

    GÉNESIS HISTÓRICO DE LAS FUERZAS REGULARES INDÍGENAS AL SERVICIO DE ESPAÑA
    La dominación española allende el Estrecho, impetuosa y avasalladora, alentada en el mismo espíritu heroico de la magna empresa que dejase escrito en su Testamento la Reina Isabel de Castilla, así como el ideal caballeresco de llevar pronto el triunfo de las armas españolas a las tierras de África, necesitó de una tropa de choque indígena osada y valerosa, hecha a los rigores del clima y perfecta conocedora del terreno; adiestrada en las prácticas guerreras de las gentes del país, en sus ardides y en sus felonías y que sirviesen de “cabeza de puente” o avanzada en la invasión. Y formaron esta tropa al servicio de España los“MOGATACES”, moros aguerridos antecesores distinguidos de nuestrasFUERZAS REGULARES INDÍGENAS. Estas Fuerzas “Mogataces”, con la denominación de “Moros de Paz” participan en el año 1732 en la Reconquista de Orán, llegando a prestar muy valiosos y estimados servicios en la protección de avanzadas y defensa de las playas de Orán y Mazalquivir; hasta 1791, reinando Carlos IV, en que cedidas aquellas plazas al Rey de Argel, hubieron de embarcar sus restos (unos 40 hombres) y dirigirse a Ceuta, donde quedaron a extinguir, percibiendo un haber diario de 12 cuartos (36 céntimos), o sea, algo menos de 11 de nuestras antiguas pesetas al mes. Años después, cuando nuestra Guerra de la Independencia (1808-1814) se fomentó otra vez la recluta desapareciendo de nuevo en 1817, pues los pocos que quedaban se designaron para intérpretes del Comandante Militar de la Plaza de Ceuta. Más tarde, en 1859, y por iniciativa del Gobernador Militar de Melilla, se crearon con personal indígena los“TIRADORES DEL RIF”, cuya misión principal consistía en el alejamiento de nuestras costas de embarcaciones enemigas. En la Guerra de África (1859-1860), el general O’Donnell, no contó mas que con los restos de los “Moros de Paz” y algunos, muy pocos, de los “Tiradores del Rif”, pedidos con urgencia a Melilla, que pasan en su totalidad a prestar sus servicios al Cuartel General del Jefe del ejército expedicionario. En 1895, se crean las “MILICIAS VOLUNTARIAS DE CEUTA”, integradas también por personal indígena al servicio de España, que en 1906 assiten en Madrid a la boda del Rey Don Alfonso XIII con Doña Victoria Eugenia de Batemberg; y años mas tarde se distinguen en operaciones de campaña, donde dos de sus Oficiales: el capitán D. Luis García Rodríguez y el teniente D. León del Real Bienert, son condecorados con la Cruz Laureada de San Fernando.

    CREACIÓN DE LOS GRUPOS DE REGULARES INDÍGENAS (AÑO 1911)
    Y llegamos ya a la creación –o fundación- de los GRUPOS DE FUERZAS REGULARES INDÍGENAS, de tan brillante y heroico historial en nuestro Ejército. Por Real Orden Circular de 30 de junio de 1911, se crean las Fuerzas Regulares Indígenas, a base de un Tabor (Batallón) de Infantería de cuatro compañías y un escuadrón de Caballería, siendo su Fundador y Primer Jefe el teniente coronel DON DÁMASO BERENGUER FUSTÉ. El 18 de enero de 1912 fueron ampliadas estas Fuerzas a seis compañías de Infantería y tres escuadrones de Caballería. Por R.O.C. de 31 de julio de 1914 (Diario Oficial Nº 169) se reorganizan las Fuerzas anteriores que toman la denominación de Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas de “Melilla” Nº 1, hasta que por otra Real Disposición del mismo rango normativo, de fecha 7 de diciembre de 1916, toma el nombre de GRUPO DE FUERZAS REGULARES INDÍGENAS DE “TETUÁN” Nº 1, que mantendría en lo sucesivo y con el que se cubriría de gloria.

    Como vemos, el Grupo de “TETUÁN”, es el origen, la madre y el tronco de todas las Fuerzas Regulares al servicio de España. Cuenta en su noble historial con un altísimo número de “Bajas en Combate” (23.461 entre muertos, heridos y desaparecidos), así como un impresionante número de Recompensas Militares: 18 Cruces Laureadas de San Fernando Individuales (1) (concedidas las cinco primeras cuando el Grupo aún ostentaba su primigenia denominación de “Melilla” Nº1) y 58 Medallas Militares también individuales, otorgadas por su heroísmo a distinto personal del Grupo, dicen mucho de la entrega, abnegación y sacrificio de esta Unidad preclara de nuestra Infantería.

    El día 18 de enero de 1912, las Fuerzas Regulares participan en el combate para la ocupación de Monte Arruit (trágico nombre que nueve años mas tarde iba a llenar de luto y de dolor los corazones españoles), por cuyo brillante resultado, su jefe, el teniente coronel Berenguer, fue felicitado telegráficamente por S.M. El Rey Don Alfonso XIII y por el Ministro de la Guerra: D. Agustín Luque y Coca, con orden expresa de trasmitir esta felicitación a las fuerzas a sus órdenes. Durante todo ese año 1912, participan en diversas operaciones de campaña en el territorio de Melilla, pasando en junio de 1913 a guarnecer la plaza de Tetuán, en la zona occidental de nuestro Protectorado, adonde llegan el día 12 del citado mes y entrando seguidamente en combate, destacando su actuación en las acciones de Samsa, Ben Karrick, Beni Madan y Loma Amarilla; así como en tantas otras posiciones y destacamentos, mudos testigos de la valerosa actuación de estas Fuerzas Regulares Indígenas, que no titubeaban en derramar su sangre por España, cuando su compromiso del honor así se lo exigía. Durante los años 1914 y 1915, sigue brillantísima la labor del Grupo en cuantas operaciones tomó parte y en cuantas misiones de campaña se le encomendaron.

    El día 29 de junio de 1916, una columna de estas Fuerzas Indígenas marcha desplegada hacia las estribaciones de Cudia-Federico (Ceuta), recibiendo seguidamente la orden de adelantarse por el camino que lleva hacia El Biut, al objeto de ocupar la loma de las Trincheras. Avanza la caballería que es sorprendida y deshecha en una cruel emboscada de la harka enemiga. De inmediato, el jefe del Tabor, comandante Muñoz Güi, ordena que salga en su protección una compañía de Infantería del mismo, que es igualmente batida, causando la muerte de su capitán, de dos de sus oficiales y de 60 de sus hombres. Ante la gravedad de la situación (los efectivos del enemigo son muy superiores al de nuestros soldados) acuden en su auxilio las dos restantes Compañías del Tabor al mando de su Jefe, el comandante Muñoz Gúi, el cual es herido gravemente falleciendo ese mismo día. El combate se torna fortísimo, en su trascurso, y dando un extraordinario ejemplo de valor al frente de sus Regulares, resulta herido “muy grave” de un balazo en el vientre, el joven capitán que manda la 3ª Compañía DON FRANCISCO FRANCO BAHAMONDE, que al final, y tras una operación muy delicada, logra salvar la vida y el Rey Don Alfonso XIII lo asciende a Comandante con tan sólo 23 años.

    Y llegados a este punto, forzoso me es detener mi pluma y abreviar en lo posible el grosor del “Diario de Operaciones” del Grupo de “TETUÁN”, pues serían muchas las páginas necesarias para reflejar las innumerables acciones y relevantes hechos de armas en que tomó parte activa. Resumiendo al máximo diré, que por Real Orden Circular de 3 de julio de 1922, y como recompensa de los muchos y muy distinguidos servicios prestador por el Grupo a lo largo de sus once años de lucha ininterrumpida en las Campañas de Marruecos, así como de la lealtad de que dio pruebas y por su valor y disciplina, le fue concedida la Bandera de España, igual en todo a la que corresponde a los distintos Regimientos españoles de Infantería. Gloriosa bandera que durante mis cinco años destinado como Teniente en el Grupo, tuve el honor de llevar en varias ocasiones, adornada con las corbatas de “Tres Cruces Laureadas de San Fernando y Doce Medallas Militares”, además de la Medalla Oro de la Imperial Ciudad de Toledo. Con la pacificación del Protectorado, el Grupo de Regulares Indígenas de “Tetuán” Nº 1, lleno de fe y curtido en cien combates, enterró a sus muertos, plegó sus guiones y replegó sus “tabores” hasta su viejo acuartelamiento de Tetuán (al que dio el nombre de uno de sus mas ilustres jefes: el coronel FISCER), y allí quedaría de guarnición hasta la Independencia de Marruecos en que pasa a guarnecer la plaza de Ceuta. Y hasta Marruecos llegan los ecos adelantados del Alzamiento Nacional en aquel trágico mes de Julio de 1936. La guarnición de Tetuán se suma al Alzamiento y en la mañana del 19 de Julio, el Grupo de Regulares que lleva su nombre, rinde honores a su antiguo capitán, aquel que veinte años atrás resultara gravemente herido en el combate de “El Biut”, convertido ya en general de división: el Excmo. Sr. D. Francisco Franco Bahamonde, que ha llegado a dicha plaza en las primeras horas de la mañana, en un vuelo comprometido desde Canarias, para tomar el mando del Ejército de África. Sus 12 “Tabores”, escriben durante la fratricida campaña civil nuevas páginas gloriosas, rubricadas con sangre española e indígena íntimamente mezcladas, sobre los campos y tierras de España. Soldados moros de “Regulares de Tetuán”, cruzan por aire el Estrecho – en el que ha sido llamado el primer “puente aéreo” de la historia- y llegan a Sevilla donde el general Gonzalo Queipo de Llano los pasea en camiones por las calles de la ciudad para elevar la moral de la población. 

    A lo largo de la Guerra Civil, los “Regulares de Tetuán” cruzan las tierras de España en todas las direcciones, paseando en triunfo sus guiones desde Sevilla hasta los Pirineos y desde Toledo a Barcelona. Una compañía del primer Tábor es la primera en avanzar por las ruinas gloriosas del Alcázar de Toledo, llevando a sus defensores la alegría profunda y emocionada de su liberación. Soldados de Regulares liberan Oviedo y participan luego en los violentos combates de la Ciudad Universitaria, siendo legión los caídos en combate luciendo como sudario la camisa de color “garbanzo” que caracteriza a estas Fuerzas, con el número uno grabado sobre la media luna de su emblema. Imposible me resultaría el citar todos los hechos heroicos llevados a cabo por fuerzas de este Grupo durante la Guerra Civil. Sólo citaré el de un joven estudiante universitario natural de Aldeadávila de la Ribera (Salamanca):SIMÓN HERNÁNDEZ SAGRADO, caído gloriosamente al frente de su sección en El Pingarrón, el día 13 de marzo de 1937, llevando únicamente sobre su camisa, como si de una preciada condecoración se tratase, una pequeña estrella de seis puntas prendida sobre un paño rectangular de fieltro negro, y al que la Patria agradecida premió con la más alta de sus Recompensas: La Cruz Laureada de San Fernando. El “Cuadro de Bajas en Campaña” del Grupo de Regulares de “TETUÁN” nº1, es impresionante, puede que sea la Unidad militar española con mayor número de bajas. A continuación las reseño para honor y estímulo de cuantos nos honramos en profesar la honrosa Carrera de las Armas:

    CUADRO DE BAJAS DEL GRUPO DE REGULARES “TETUÁN” Nº1

    • Muertos………………   2.681
    • Heridos………………  20.465
    • Desaparecidos…......…      315

       

             TOTAL BAJAS….....   23.461

    Esta ha sido la contribución del Grupo en su afán diario de servicios a España, lo que lo configura como una de las mejores y más gloriosas Unidades de nuestra Infantería. Para el autor de las presentes líneas fue un grandísimo honor el haber llevado su Bandera y el haber formado parte, durante cinco años, de su Oficialidad.

    NOTAS

    1. Las Cruces Laureadas otorgadas cuando el Grupo ostentaba el nombre de “Melilla” Nº1, fueron las concedidas al Comandante Sanjurjo (que ganaría una segunda, siendo ya Teniente General, por su relevante actuación como General en Jefe del Ejército de África, durante los años 1925 a 1927); al Capitán Ayuso y a los Tenientes Aizpurua, Montilla y Samaniego.

     

     TROPAS REGULARES INDIGENAS DE MARRUECOS
    La existencia de elementos árabes en el Ejercito Español es de sobra conocida. Ya en épocas remotas existieron caballeros cristianos que capitaneaban huestes musulmanas, EL CID Campeador, por ejemplo , debe su nombre  a la palabra árabe "Sidi" que en dicho idioma quiere decir "Señor", debido precisamente  a la popularidad que tuvo entre los moros, no solo combatiéndolos y venciéndolos  sino también dirigiéndolos ,
    , e incluso llegando a ser soberano de Valencia y teniendo entre sus huestes , según la tradición, a muchos de ellos.
      Al ocuparse en el año 1505 las plazas de Oran y Mazalquivir por las tropas del Cardenal Cisneros se formaron las compañías de moros de paz, con 100 plazas a caballo cada una agrupando así a los moros que  con sus familias y ganado  se acogieron ala protección de España. Cuando en 1708 se abandonaron estas plazas, muchos de ellos siguen a las fuerzas españolas a la Península. hasta que en el año 1732  al desembarcar de nuevo el Conde de Montemar  en Orán regresan con el , agrupados de tal forma que reciben el nombre de Compañías de Guías Naturales de Orán..Comienzan entonces a agregarse a ellas  moros que se acogen a la bandera española y reciben por parte del resto el nombre de Moros Mogataces , que significa renegado del Islam.
                
               En el año 1792 al abandonarse definitivamente  Orán, su mayoría decide seguir bajo el servicio de España siendo enviados a Ceuta, por considerarla como punto de ambiente adecuado a ellos, empleándolos como interpretes y guías .En 1805 estuvieron a punto de ser suprimidos, pero un grupo de ellos acudió a la corte a pedir al rey  Carlos IV que los dejara proseguir al servicio de España, consiguiendo, no tan solo sus deseos , sino también una serie de ventajas de tipo económico.
         

          
           Prosiguen estas fuerzas sin variación apreciable, hasta el año 1860 en que , con motivo  de la llamada "guerra de África" se crean las compañías de Moros Tiradores de Melilla con tal éxito que en el año 1886 se decide crear en Ceuta otra unidad similar, tomándose para ello los ya citados Moros Mogataces, que desaparecen así del Ejercito Español. Subsisten estas compañías hasta el año 1911 , en que las necesidades de las campañas llevadas por España en el norte de Marruecos exigen la creación de contingentes nativos adictos a nuestro ejercito.
             

        Y es así, como , por decreto del 30 de junio de 1911, el entonces Teniente Coronel Berenguer es encargado de organizar el primer grupo  de "Regulares Indígenas se Tetuán". El éxito de este primer grupo, que desde el primer día de su creación tomo parte en la lucha batiéndose heroicamente en cuantas acciones actuó, y en el  cual por cierto fue destinado Francisco Franco , en calidad de capitán, este éxito , conduce  a la creación de tres nuevos grupos ;los de Ceuta  y Melilla el 31 de julio de 1914, y para los cuales  se toma como base las antes citadas compañías de Moros Tiradores, y el de Larache el 31 de Septiembre del mismo año. Y mas tarde en el año 1922, el 29 de Julio, es creado el quinto y ultimo que es el de Alhucemas.

      

          Subsiste esta organización hasta el año 1954 en que con la concesión de independencia al Reino de Marruecos, desaparecen los de Tetuán, Larache y Alhucemas, quedando tan solo los de Ceuta y Melilla, con lo que en realidad se vuelve a los años primeros de siglo, aunque con la sensible diferencia de que en la actualidad no existen en ellos elementos marroquíes.

             
        
                                   

     

    INICIO | HISTORIA | HIMNO | ACUARTELAMIENTO | FOTOS | VIDEOS | FORO | CHAT
     |
    CEUTA | WEBCAM | TV ONLINE | ENLACES |

Regulares de Ceuta
Site Web Powered by Azteca Hosting
Web NO OFICIAL de los REGULARES de Ceuta, Creada por Iñaki Nebreda (Gastador de Plana 84/1), un Pamplonica desde México DF, .... y para todos ustedes!!! SALUDOS!

Azteca HD Radio ONLINE 24H -  CLIC AQUÍ

Te Subimos a la Nube, Streaming Ilimitado de Video Online, Dominio, y Espacio Web y Email, CLIC AQUÍ